Fibra del papel: todo lo que debes saber

Fibra del papel: todo lo que debes saber

Como hemos visto en varias ocasiones, escoger un tipo de papel u otro a la hora de realizar un trabajo  de impresión determinará que su resultado sea de mayor o menor calidad. Lo que mucha veces no se tiene en cuenta es el sentido de la fibra del papel. Durante el proceso de producción del papel, las fibras se alinean en un sentido determinado y esta es la responsable de que el papel sea más o menos fácil de cortar, doblar o encuadernar. Es muy sencillo: si lo haces a favor de las fibras (a fibra), el trabajo será bueno, de lo contrario (a contra fibra) el resultado no será el esperado.

En este artículo te contamos en detalle por qué es importante tener en cuenta este elemento para realizar un trabajo, cómo puede influir en el resultado final si no se toma en cuenta y lo más importante, cómo conocer la dirección de la fibra del papel.

¿Por qué es importante la fibra del papel?

El papel no es más que una delgada hoja elaborada con pasta de fibras vegetales. Está formado por tres elementos principales: las fibras, los pigmentos y cargas, y otros aditivos. Las fibras forman el componente básico del papel y proceden principalmente de la madera; por otro lado encontramos las cargas y los pigmentos, cuyo objetivo no es otro que modificar las características físicas del papel (blanqueantes, colorantes); por último, los aditivos son los encargados de ayudar en la producción del propio papel, como microbicidas y espumantes.

¿Qué tipos de fibras existen?

Dependiendo de la longitud de la fibras que proporcionan las distintas especies vegetales, podemos encontrar dos: las fibra cortas se corresponden principalmente con árboles como el eucalipto y otras especies frondosas como el chopo o la haya, y su longitud está comprendida entre 1 y 2 mm de largo; por otro lado encontramos las fibras largas, que provienen de árboles de madera blanda, principalmente del abeto y el pino, y su longitud está comprendida entre los 3 y 5 mm.

¿Qué ocurre si no se tiene en cuenta?

Así pues, sabiendo que la fibra es el elemento básico del papel, no resulta extraño que sea un elemento esencial a considerar a la hora de realizar un trabajo de impresión. Cualquier experto en impresión puede reconocer a simple vista cuál es la dirección de la fibra en una hoja de papel, y es que dejar de lado este aspecto puede llevar a conseguir resultados inesperados, como por ejemplo la curvatura excesiva del papel en la cubierta de libros y revistas; la rotura de la fibra en folletos plegados; o una escasa consistencia del producto.

  • Curvatura excesiva del papel de la cubierta de libros y revistas: si cuando encuadernas un libro o revista te das cuenta de que ha adoptado una posición curvada hacia arriba, seguramente hayas caído en el error de colocar las fibras paralelas al lomo, y no perpendiculares.
  • Los folletos con plegado puede generar roturas en el papel, conocido como “rotura de fibra”. Esta rotura se produce cuando las fibras están colocadas en sentido horizontal al eje plegado, y no de forma paralela. Si crees que puede ocurrirte esto, es recomendable que a la hora de diseñar el folleto uses colores suaves en las zonas de plegado, para así disimular en la medida de lo posible la rotura.
  • Una incorrecta dirección de las fibras a la hora de realizar un trabajo también puede provocar que disminuya en gran medida la consistencia del producto.

Así pues, ¿cómo podemos saber nosotros cual es la dirección de la fibra de papel a la hora de imprimir para no caer en estos errores?

Cómo saber la dirección de la fibra del papel

Existen varios métodos para reconocer el sentido de la fibra:

1. Rompe o rasga por la mitad con los dedos la hoja que quieres comprobar. Si al hacerlo el resultado es un corte recto quiere decir que es paralelo a la fibra del papel. Si por lo contrario el corte se queda oblicuo, esto implica que es perpendicular a la fibra.

Método fibra del papel

2. Otro método es la llamada “prueba del agua”. Para ello, tienes que cortar dos tiras de papel, tal y como se muestra en la imagen. Con la ayuda de los dedos, moja un poco cada una de las tiras de papel y espera hasta que las fibras comiencen a encresparse. Ahora tienes que estar atento: si la tira de papel se enrolla a lo largo quiere decir que la fibra es paralela a lo largo del papel, pero si por lo contrario esta se enrolla por los extremos, significa que la fibra del papel es perpendicular a la hoja de papel. Ayúdate de las imágenes si no lo tienes del todo claro.

Método 2 fibra del papel

3. La tercera y última opción es, al igual que en la anterior, cortar dos tiras de papel y mantenerlas perpendicularmente entre sí tal y como aparece en la imagen. Ahora tienes que compara, si el peso de la tira es menor (imagen superior derecha) quiere decir que la dirección de la fibra del papel es paralela a lo largo del papel. Si por el contrario, el peso de la tira es mayor (imagen inferior derecha) significa que la dirección de la fibra del papel es perpendicular a la hoja de papel.

Método 3 fibra del papel

 

Deja un comentario