FSC y PEFC, Certificados de papel responsable

FSC y PEFC, Certificados de papel responsable

Las prácticas forestales sostenibles están en el corazón de la industria del papel y de la pulpa en todo el mundo. Pero, ¿cuál es la mejor manera de saber de dónde proviene tu papel? Gracias a una variedad cada vez mayor de recursos para el consumidor, cada vez es más fácil encontrar papel de oficina de origen responsable que pueda asegurarte que estás comprando papel de buena calidad que cuida de tus necesidades y de las del planeta.

Una de las formas más fáciles para saber de dónde proviene el papel que quieres comprar y también cuál es su ciclo de vida, su proceso de reciclado o los valores de la empresa que hay detrás es tener en cuenta las certificaciones. Los sistemas de certificación para productos de papel están en todas partes, y cada uno tiene un conjunto diferente de estándares y procesos, muchos de los cuales son bastante detallados.

Estas son las dos principales organizaciones de certificación para papel de oficina:

Estándar internacional

Estas dos certificaciones de un producto de papel garantizan que ha sido fabricado respetando a las personas y al medio ambiente. Estas etiquetas son reconocidas internacionalmente y, por lo tanto, establecen un estándar para productos en todo el mundo. No es diferente para madera o papel. ‘Producido de manera sostenible’ significa que la madera proviene de un bosque manejado de forma sostenible, por ejemplo. Sin tala ilegal, condiciones de trabajo seguras, respeto por el ecosistema, la biodiversidad y los hábitats naturales de animales y plantas, etc., estas son solo algunas de las condiciones que debe cumplir un producto para merecer una etiqueta de sostenibilidad para la madera y el papel.

Puedes encontrar estos certificados en productos como bancos de madera, lápices de colores, mobiliario o por supuesto papel para todo tipo de necesidades. Cuando veas estos dos certificados puedes estar seguro de que la madera o el papel ha sido revisada y proviene de un bosque gestionado de forma sostenible.

Las dos principales etiquetas para madera y papel sostenibles

Hay muchos certificados de este tipo, pero estas dos etiquetas son quizá las más reconocidas internacionalmente para la silvicultura sostenible: PEFC y FSC. Además, hay algunos certificados para la producción sostenible de papel. Por ejemplo, Der Blaue Engel, que lleva desde 1977 garantizando productos medioambientalmente responsables. Las organizaciones detrás de estas etiquetas llevan a cabo verificaciones durante todo el proceso de producción para ver si se cumplen sus estrictas condiciones.

PEFC

certificados de papel

  • Programa para el Reconocimiento de Certificación Forestal (PEFC)
  • Etiqueta para la silvicultura sostenible
  • No hay tala ilegal
  • Trazabilidad en toda la cadena de producción
  • Procedencia comprobada: la madera proviene de un bosque gestionado de forma sostenible o está hecha de material reciclado (también papel)
  • Fomenta la responsabilidad y la recuperación sostenible de la madera
  • Cooperación con los propietarios de los bosques, los usuarios, la industria, las organizaciones ambientales, los científicos, etc.

PEFC es un proceso de “abajo hacia arriba”. PEFC no es un simplemente un estándar sino un esquema de reconocimiento mutuo. Se estableció como un proceso de aprobación, para evaluar los esquemas independientes de gestión forestal de acuerdo con criterios internacionalmente reconocidos para la gestión forestal sostenible. El certificado PEFC basa sus puntos de referencia de sostenibilidad en principios, directrices y criterios reconocidos a nivel mundial desarrollados por organismos internacionales e intergubernamentales con un amplio consenso de las partes interesadas.

Estos se complementan con requisitos adicionales desarrollados a través de procesos de múltiples partes facilitadas por PEFC. Cualquier sistema de certificación nacional que busque obtener el reconocimiento de PEFC debe someterse a un proceso de evaluación exhaustivo e integral, que incluya una evaluación independiente y una consulta pública. Un informe final completo de este proceso se pone a disposición del público, y los sistemas nacionales deben revisar sus esquemas cada cinco años. Esto es importante porque garantiza un mantenimiento de las condiciones de sostenibilidad por parte de las empresas y una mejora continua.

PEFC utiliza los requisitos de certificación y acreditación reconocidos internacionalmente definidos por la Organización Internacional de Normalización (ISO) y el Foro Internacional de Acreditación (IAF). Quizás la principal diferencia material entre los dos procesos operativos es que PEFC tiene un proceso de verificación adicional antes de que se apruebe un esquema nacional. La evaluación, preparada por un consultor independiente con aportes a través de una consulta global de partes interesadas, se presenta a un Panel de Expertos antes de ser presentada a la Asamblea General del PEFC para su aprobación. PEFC solo puede operar cuando existen estándares nacionales satisfactorios. Los organismos de certificación que llevan a cabo evaluaciones de certificación forestal y / o de cadena de custodia a menudo están acreditados para proporcionar el servicio para los certificados PEFC y FSC.

 

FSC

certificados de papel

  • Forest Stewardship Council (FSC)
  • etiqueta para la silvicultura sostenible
  • no hay tala ilegal
  • trazabilidad en toda la cadena de producción
  • procedencia comprobada: la madera proviene de un bosque gestionado de forma sostenible o está hecha de material reciclado
  • gestión forestal ambientalmente amigable, socialmente responsable y económicamente viable
  • los miembros se componen de grupos ambientales y sociales, el sector de la madera y el papel, los grupos forestales, etc.
  • La certificación FSC® (Forest Stewardship Council) es un proceso de evaluación al que se somete de forma voluntaria una Unidad de Gestión o empresa forestal, y que es realizado por una tercera parte independiente (entidad certificadora), a través de auditorías de campo y consultas con todos los implicados. FSC establece sus propios estándares globales. Existe un concepto erróneo común de que, debido a que el FSC ha definido un estándar, todos los estándares FSC nacionales son idénticos. Cualquier estándar FSC debe ser “interpretado” a nivel nacional para satisfacer las diferentes necesidades locales de sostenibilidad al interpretar los Principios y Criterios internacionales. Por lo tanto, la geografía física, el clima, las estructuras de propiedad de la tierra, las especies arbóreas y las infraestructuras jurídicas y comerciales nacionales influyen en la aplicación de cualquier norma.

La certificación FSC requiere estrictas medidas de planificación, responsabilidad y cumplimiento, así como el cumplimiento de sus diez principios y criterios adicionales que ayudan a garantizar la credibilidad de la marca FSC. La marca FSC indica que un auditor externo ha verificado toda la cadena de suministro del producto desde un punto de vista de sostenibilidad, también conocida como certificación de cadena de custodia. Esto significa que la madera se cosecha de bosques certificados FSC, procesados por procesadores certificados y transportados por compañías con documentos de envío que identifican claramente el producto y el reclamo de certificación. La certificación FSC también incluye requisitos socioculturales relacionados con los derechos de los pueblos indígenas y el impacto de las actividades forestales en las comunidades cercanas. La certificación FSC asegura que todo el proceso cumpla con un estricto conjunto de pautas.

Si bien no existe una definición única de gestión forestal responsable, las buenas prácticas universalmente aceptadas logran un equilibrio entre la creciente demanda de la sociedad de productos y beneficios de origen forestal y la preservación de la salud y la diversidad de los bosques. Este equilibrio es crucial para la supervivencia de los bosques, así como para la prosperidad de las comunidades que dependen de los bosques.

Todos los sistemas de certificación se basan en estándares rigurosos y medibles, por lo que es importante para los consumidores de papel tomarse el tiempo y aprender qué estándares se ajustan con sus prioridades de sostenibilidad. Los gerentes de sostenibilidad o los especialistas en compras de papel deben examinar las métricas detrás de los sistemas de certificación, así como las prácticas de las compañías de productos forestales que suministran el papel. La mayoría de empresas, si no todas, publican informes de sostenibilidad que detallan sus prácticas y comparten los resultados de las auditorías de certificación.

En Digitalpapel contamos con una gran variedad de marcas de papel certificados. Familiarizarse con los certificados de las organizaciones de certificación, como FSC y PEFC, facilita un poco la elección de un papel de oficina de origen y responsable.

 

Deja un comentario